Saltar la navegación

Seguimos el ritmo

Al compás de la música

Para poder bailar una canción hay que moverse al compás de la música. Un buen bailarín sabe hacerlo con canciones de cualquier tipo y estilos muy diferentes. Esto quiere decir que un requisito previo para poder bailar una canción es ser capaz de llevar el ritmo utilizando el movimiento corporal: solo con las piernas, con los brazos, la cabeza, utilizando el tronco, o combinando todos ellos para conseguir movimientos globales. Saber moverse adecuadamente con unos pasos apropiados a la música que escuchamos es esencial, pero estos movimientos no tendrían demasiado valor sin poseer cierto sentido del ritmo. 

Se puede seguir el ritmo de la música de muchas formas. Vamos a ver un vídeo en el que las personas se mueven al ritmo de su propia música corporal.

A continuación nos preguntamos:

  • ¿Creemos que los protagonistas del vídeo siguen correctamente el ritmo de la canción que interpretan?
  • ¿Alguna vez habíamos seguido el ritmo como en el vídeo, a través de percusiones corporales?
  • ¿Pensamos que es más sencillo que realizarlo siguiendo el ritmo de una canción con movimientos corporales?

Aprendemos a contar música

La música, las canciones, se organizan en unidades métricas musicales que se combinan para formar estructuras mayores. Es una forma de organizar las canciones dividiéndolas en partes, de modo que podremos introducir nuestros pasos coreográficos y distribuirlos en las diferentes fracciones de música, haciendo coincidir nuestros movimientos a los ritmos de la canción. Al mismo tiempo, ajustaremos los cambios musicales a los cambios de nuestros pasos coreográficos.

El vídeo "Contar los bloques de un tema..." nos da información inicial muy útil para comprender cómo se estructura la música para más adelante diseñar nuestras coreografías.

A continuación vamos a realizar algunas actividades para aprender a contar música.

Actividad 1. Contando tiempos.

Vamos a visualizar un vídeo musical y después intentaremos responder correctamente a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuántos bloques musicales podemos percibir entre los minutos 0:25" y 1:17?
  • ¿Cuántos tiempos musicales contamos entre los minutos 1:50" y 2:16" del vídeo?
  • Situémonos en el minuto 0:42 de la canción ¿Qué imagen podemos ver justo dos bloques después coincidiendo con el primer tiempo del siguiente bloque?
  • Vamos a contar 6 frases musicales desde el punto 1:25 del vídeo. ¿En qué momento temporal del vídeo nos encontramos?
Actividad 2. Los b.p.m.

Sabemos que no todas las canciones transcurren a la misma velocidad ya que aunque compartan la característica de poseer una estructura musical: golpes musicales, frases y bloques, el  tempo musical es diferente. Veamos si somos capaces de diferenciar el tempo en los temas musicales. Al igual que podemos contar las pulsaciones por minuto de nuestro latido cardíaco, también se pueden averiguar las pulsaciones por minuto de un tema (b.p.m).

Primero debemos aprender a calcular las pulsaciones por minuto de una canción. A continuación vamos a medir con la mayor exactitud posible los b.p.m. de dos temas musicales.

Vemos y oímos dos canciones y realizamos las mediciones correspondientes:

Ahora respondemos:

  • ¿Cuántos b.p.m. tiene la canción 1 y la canción 2?
  • ¿Cuál tiene un tempo más lento?

Al ritmo de la música

Conocemos la estructura de las canciones, hemos aprendido a identificarla y hemos realizado actividades diversas para mejorar nuestro oído musical.  

Es el momento de empezar a intentar llevar el ritmo con percusiones y movimientos corporales.

Vamos a filmar todas las actividades que llevemos a cabo. Estas filmaciones se incluirán en nuestro blog-almacén de datos para su evaluación y para poder compartirlo con el resto de grupos.

Tarea

Nuestro grupo elegirá una canción  que nos guste y que contenga la estructura musical adecuada (golpes musicales bien definidos y agrupación de los ritmos en frases y bloques musicales).

Trataremos de llevar el ritmo de la música con palmadas, golpes en las piernas, golpes sobre algún objeto, chasquido de dedos, golpes en el pecho, movimientos rítmicos con el pie...

Es decir, llevamos el ritmo con el cuerpo tal y como hemos visto en "La medida de la música".

Orientaciones

La canción elegida puede ser cualquiera, no tiene por qué ser la que se utilice para el festival.

La canción elegida poseerá un tempo lento (100 b.p.m. aproximadamente) asegurándonos que todos somos capaces de conseguir con éxito esta tarea.

Si todos y todas lo conseguimos, podremos escoger entonces otra de mayor velocidad (120-130 b.p.m.).

Algunas posibilidades
  • A cada frase le corresponde un movimiento, de modo que al final creamos un bloque musical compuesto de 4 movimientos, el cual se repite a lo largo de la canción.
  • A cada frase le corresponde un movimiento diferente durante dos bloques musicales que se repiten a lo largo de la canción de modo que precisamos de 8 movimientos diferentes.
  • En cada frase combinamos dos movimientos diferentes: un movimiento por cada cuatro golpes musicales. Esta secuencia se repite en cada bloque de modo que cada uno de ellos se compone de 8 movimientos.
  • Combinaciones: una frase consta de un sólo movimiento (8 golpes musicales) y la siguiente dos movimientos (4 golpes musicales por cada gesto).
Evaluación

Utilizaremos la siguiente "Rúbrica para evaluar la actividad".

Diario de aprendizaje

Abrimos cada uno nuestro diario de aprendizaje y completamos una nueva entrada titulada "Seguimos el ritmo".